domingo, 25 de septiembre de 2011

Portales Organicos

La Otra Raza

por Laura Knight

traducción de Adel

Parte 1

NR: Guárdese de las deformaciones en "Montalk" net. Si está interesado en posibles deformaciones y su función, lea primero "Disclaimer"

Los lectores regulares de este sitio estarán conscientes que los acontecimientos del año pasado hay traído la aplicación del hogar del psicópata a perchar en aquella parte de la 3ª Densidad Chicken Coop, conocida como Cassiopaea.org. Laura ha escrito extensivamente acerca de ello en la Series de Aventuras y hay vínculos para más material en nuestra página sobre psicópatas.

Pero incluso con tanto como hemos aprendido y experimentado de primera mano, todavía estamos abiertos para una sorpresa o dos.

A medida en que nuestra investigación sobre los psicópatas continúa, y especialmente leyendo el trabajo La Máscara de la Cordura (
The Mask of Sanity) por H. Cleckley, llegamos a la conclusión que existe lo que llamamos el “jardín de variedad” psicópata. Este es el psicópata que es “exitoso” en el sentido de que no es atrapado. El opera invisiblemente en sociedad. El mira y actúa así como “nosotros” lo hacemos, yendo sobre las actividades de la vida diaria, pero algo está “faltando”.

Como Cleckley lo describe:

El observador es confrontado con una convincente máscara de cordura. Todas las características exteriores de esta mascara están intactas; no puede ser desplazado o penetrado por preguntas dirigidas hacia niveles más profundos de la personalidad.

El examinador nunca golpea sobre el caos a veces encontrado buscando debajo de la superficie exterior de un esquizofrénico paranoico.

Los procesos de pensamiento retienen su aspecto normal bajo investigaciones psiquiátricas y en pruebas técnicas diseñadas a provocar oscura evidencia de trastorno mental.

El examen revela no sólo una simple máscara de dos dimensiones, sino lo que parece ser una sólida y sustancial imagen de la cordura y una personalidad racional.

Entonces podría pensarse de el, en el sentido completamente literal, como un ejemplo de lo que Trèlat quiso decir para designarlo por su propio término expresivo, la folie lucide.

Además, esta estructura de personalidad en todas las funciones y situaciones teóricas, de manera aparentemente idéntica con aquella del funcionamiento normal y cuerdo.

Los procesos de pensamiento lógicos pueden ser visto en perfecto funcionamiento, sin importar como son estimulados o tratados bajo condiciones experimentales.

Por otra parte también, el observador encuentra expresiones faciales y verbales, tonos de voz y todos las otras señales que hemos llegado a considerar como implicando convicción y emoción, y la experimentación normal de la vida como lo conocemos nosotros mismos, y como asumimos que es en otros.

Todos los juicios de valor y las evaluaciones emocionales son sanos y apropiados cuando el psicópata es examinado verbalmente.

Solamente muy despacio y por una compleja estimación o resolución basada en pequeñas múltiples impresiones es que viene la convicción sobre nosotros, que, a pesar de estos procesos racionales intactos, estas afirmaciones emocionales normales, y su consistente aplicación en todas direcciones, estamos tratando aquí, no con un hombre completo, para nada, sino con algo que sugiere una máquina sutilmente construida de reflejos que pueden mimetizar perfectamente a la personalidad humana.


Este aparato psíquico funcionando perfectamente, reproduce consistentemente, no solo especímenes de buen razonamiento humano, sino también simulaciones apropiadas de emociones humanas normales en respuesta a casi todos los estímulos variados de la vida.

Tan perfecta es esta reproducción de un hombre normal y completo que nadie que lo examine en un entorno clínico puede señalar en términos científicos u objetivos porqué, o cómo, éste no es real.

Y sin embargo, eventualmente llegamos a saber o sentir de que conocemos esa realidad, en el sentido de una completa y sana experiencia de vida, que no está allí.

Checkley está describiendo a una persona que es capaz de mimetizar la personalidad humana, pero que deja la impresión de que algo no está allí.

Ellos tienen una estructura de personalidad que “funciona de manera aparentemente idéntica con aquella de funcionamiento normal y cuerdo”, y sin embargo, cuando todo está dicho y hecho,

“Aquí estamos tratando con un hombre o mujer que no son completos para nada, pero con algo que sugiere una máquina de reflejos sutilmente construida que puede mimetizar la personalidad humana perfectamente” hasta el punto que “nadie que los examine en un entorno clínico puede señalar en términos científicos u objetivos porqué, o cómo el no es real.”

Aquellos de ustedes que han visto la película, El Hombre que No Estaba Allí, por los Hermanos Coen, protagonizada por Billy Bob Thornton reconocerá la descripción.

Además, debemos recordar que Cleckley está tratando con casos clínicos, el psicópata que ha sido atrapado, que tiene un programa funcionando mal, de otro modo no habrían estado en su oficina. Estas personas, incluso con menores problemas, podrían pasar casi desapercibidos entre nosotros.

Pero existen otros, y han sido nombrados “Portales Orgánicos” (por razones que se volverán claras), quienes son los psicópatas exitosos. Estas son personas cuyas habilidades de imitación están tan desarrolladas, que son tan parte integral de quienes ellos son, que solo pueden ser descubiertos después de años de observación. Ellos podrán no quebrantar nunca la ley o volverse criminales, porque es más probable que sean ellos los que hicieron esas leyes.

Ellos puede que nunca roben, porque bien pudieran estar dirigiendo los bancos. Este reciente artículo describiendo un discurso por el Dr.Robert Hare es una ilustración en este punto.

[NR: El artículo fue publicado el 29 de agosto de 2002, en la edición del National Post. El vínculo al artículo ha expirado, pero su resumen puede ser encontrado aquí]

De hecho, la mayoría de Portales Orgánicos no tienen inclinaciones reales de romper las leyes, más que perseguir las “influencias” (término Mouravieff), también conocido como las normas sociales, tales como dinero, sexo, matrimonio, fama o cualquiera de una hueste de otros “ideales” que todos estamos alentados a buscar desde una temprana edad.

El logro de estos objetivos es sostenida en una sociedad global como la culminación de la búsqueda por la felicidad, siendo, no obstante, evidente, des estado de nuestro mundo ahora, que la verdadera felicidad permanece tan ilusoria y esquiva como siempre… por lo menos para aquellos que tienen una idea de que hay “algo más”.

Así, pues, ¿de donde vienen esas “metas de vida” que nos sirven tan mal? ¿Es posible que sean, de hecho, las ideas de alguien más y objetivos para nosotros… es el interés de alguien más que la mayoría de nosotros gastemos nuestras energías y esfuerzos en una búsqueda infructuosa de la quimérica felicidad?

Bueno, este no es un concepto nuevo en cassiopaea.org, y es, por ello, una idea que no será extraña a los lectores regulares de este sitio, pero lo que es nuevo, y, de hecho, muy extraño es la idea de que podría haber un “ejército” de esos Portales Orgánicos, cuya única función es mantener esta infructuosa búsqueda dirigida a la “naturaleza y el desierto” como modus operandi estándar para este planeta, y como tal, asegurarse la continuada producción de “loosh” de 6 billones, continuamente frustrados seres humanos.

Debería observarse aquí que no estamos hablando de alguna forma de malignidad o maldad por parte de los Portales Orgánicos, más bien parecería que ellos simplemente están dando y actuando de acuerdo a sus naturalezas, lo que parece ser en gran medida “sin alma”.

Al desarrollarse la investigación, ideas y pensamientos, fue una revelación después de otra, y pronto se hizo claro cómo fue posible que pueda haber sido implementado este gran plan:

Parece que hay posiblemente tres mil millones de portales orgánicos compartiendo el planeta, es decir, una da cada dos personas en el planeta pueda, efectivamente, no tener alma.



No hay comentarios:

Publicar un comentario