domingo, 4 de septiembre de 2011

El interior terrestre

Cada Planeta es pues, una célula macrocósmica viviente del Cuerpo Universal. Muchos planetas como la Tierra, están constituidos por tres dimensiones esféricas en compenetración y son: la material sobre cuyo sustrato vivimos nosotros, la astral que se encuentra en el interior del mismo planeta y la neumática que rodea externamente al planeta y también se llama cinturones Van Allen.

Cinturones Van Allen

“Los cinturones Van Allen como vosotros los llamáis son el cielo de vuestro Planeta y cada vez que son turbados, las repercusiones sobre vuestro Planeta son, notablemente, fuertes a causa de los flujos y reflujos magnéticos que ponen en seria dificultad el magnetismo centrípeto y centrífugo. Los terremotos y todo cuanto está destinado a producir desastres sobre vuestro Planeta, son producidos por estos desequilibrios, que podrían ser evitados si vuestra ciencia se diese, finalmente, cuenta de cuan importante es la función de vuestro cielo y cuan indispensable es evitar la turbación de este.

Los cinturones Van Allen instruyen el equilibrio de vuestro Planeta y también la proliferación de los elementos necesarios para el desarrollo de los valores existenciales y organizativos de la vida en sus múltiples formas.

Existen dos entradas y dos salidas que vuestra ciencia podría utilizar evitando de desgarrar el cielo y se encuentran en el Polo Norte y en el Polo Sur. Estos son los caminos idóneos para la entrada y la salida de los cuerpos ajenos de aquellos que no revisten una característica dinámica cósmica. Hasta cuando utilizareis otros caminos, con las consecuencias que ya os hemos dicho, las distonias geodinámicas crecerán en fase caótica”. (Woodok).

Cual Organismo cósmico viviente, tiene como lugar de inspiración el Polo Norte, como espiración el Polo Sur y una serie de órganos funcionales. Las aperturas polares sucederían rítmica y alternativamente en armonía con los flujos y reflujos cósmicos. El Planeta Tierra tiene poblaciones que habitan tanto en la superficie como en el interior, según su función y evolución con laboriosidad similar a la de los enzimas celulares.

El grupo enzimático terrestre está formado por varios millares de millones de espíritus con características particulares e infinitamente variadas.

Hay, internamente, tres continentes y numerosos ríos conectados con los polos, según el dibujo i disegni qui visibili.

En cada Universo llegan ordenes que podemos interpretar como de carácter Nervioso Central, o de carácter Anímico Creativo, o Espiritual con emisión de la Idea y de la Voluntad. Sobre el Planeta Tierra, macrocélula del Organismo Universal, existe una especie de Sistema Simpático que coordina la Creatividad, un Sistema Vago que dirige las funciones y los órganos internos, la Sangre, que es la Energía Vital. Los Arcángeles Genetistas responsables de las especies terrestres, están en estrecha relación con los Genetistas Universales de las distintas constelaciones que manifiestan la Ley Suprema.

En la estructura interna el Sol está descentrado, instituido para permitir la vida en el interior con una específica función de residencia genética terrestre. Es la glándula Pineal del Planeta. Esto es lo interior que instruye lo exterior, como Hijo del Padre Divino, bien definido por Dante Alighieri con la primera y última frase del Paraíso: “ La Gloria de Aquel que todo mueve/ por el universo penetra y resplandece/ en una parte más y en otras menos/...” y concluye definiéndolo “...El Amor que mueve el Sol y las otras Estrellas”.


Documentos extraídos del LIBRO

"EL DORADO RESURGIRÁ"

Editado por Orazio Valenti

No hay comentarios:

Publicar un comentario