domingo, 4 de septiembre de 2011

División de los continentes

Los tres continentes están subdivididos en:

Agharta

Con la entrada en el Polo Norte se extiende hacia Europa y el norte de Rusia. Es un continente rocoso, lúgubre, lleno de cavernas, definido Infierno por la cultura cristiana. Allí estacionan por breve tiempo todos los espíritus que, concluida muy negativamente la encarnación terrestre, son condenados a la segunda muerte. Por tal se entiende una larga muerte del espíritu que ha cometido graves culpas espirituales, condenado a renacer o precipitar en un cuerpo animal, vegetal o mineral con el terrible sufrimiento, consciente de deber someterse al ciclo evolutivo necesario para retornar en un cuerpo humano y volverse a jugar la carta del libre arbitrio. Por lo tanto entre las cavernas de Agharta residen temporalmente aquellos cuerpos espirituales que vuelven a la dimensión de “espíritus colectivos”, con inmediata sentencia ejecutiva.

Este tipo de expiación es muy diferente a la condena a la que deben someterse las almas desencarnadas, muertas también con graves culpas, pero de carácter material. Estas almas quedan ligadas a la superficie con el cometido de inducir a sus semejantes, vivientes en cuerpo, a caer en las mismas tentaciones por las que ellas fueron condenadas. Su posibilidad de recuperación es facilitada, porque depende de la resistencia de los “tentados” a no dejarse vencer, purgando al alma tentadora por voluntad divina. Es útil recordar la frase dentro de la oración del Padre Nuestro: “...no me induzcas en tentación...” Por lo tanto sobre la superficie planetaria se purgan los errores materiales.

¿Alguien podría replicar a los programas de redención queridos por el Omnipresente y por Su ilimitado Amor?

“Quiérase de una manera o de otra donde se puede aquello que se quiere, y más no pedir”, dijo Virgilio a Dante Alighieri.

Shambhala

Con entrada por la zona del Himalaya, se extiende por la zona central siberiana hasta Armenia. Tiene estructura morfológica ambiental como las zonas templadas de la superficie, a finales de primavera. Paragonable al Purgatorio, allí residen poblaciones de almas reencarnadas temporalmente con el destino de purgar culpas mediocres cometidas en la vida, apenas terminada sobre la superficie. Lugar de sufrimiento de diferente naturaleza, ofrece la posibilidad de almacenar ciertas experiencias para llevarlas en las sucesivas reencarnaciones y recordar más o menos inconscientemente la importancia del error que no se debe cometer más y perseguir, a través de la nueva vida, la redención.

Arriba: Doré representa el “Sol Central” y la vida de las almas “suspendidas”.Abajo: Doré representa una forma de aureolas solares con hileras angélicas en vuelo, es decir libres de las ataduras materiales.

El Dorado

Con entrada por el Polo Sur, se extiende en un vastisímo continente que, visto desde el interior, comprende la ex-zona del continente MU, Sudamérica, el océano Atlántico central, el sur de Italia, el Africa nor-occidental. Entre las entradas secundarias están: el lago Titicaca, el triángulo de las Bermudas y otros.

Ha sido colonizado antes de la formación del homínido externo. En este viven:

- El grupo enzimático del primer Sol central Júpiter creado con células de hidrógeno: el Pueblo de los Grises.

- Colonos de la Confederación Interplanetaria.

- Terrestres que en los tiempos han evolucionado, tanto de poblaciones desaparecidas como individualmente.

El grupo más antiguo, creado por el primer Padre Solar Júpiter, es la Especie Cósmica de los Seres Grises de 4ª y 5ª dimensión, ejecutores de la Voluntad directa del Padre y observadores de Su Justicia. Estos Seres tienen como base bioquímica el silicio, que también es su base alimentaria diferentemente de los seres de superficie que tienen y usan el carbono. Por esta característica el color de su piel es azul-verde.

En nuestra biosfera el Silicio está presente en las rocas siliceas. Existe un “ciclo del sílice”, presente en las aguas, del que se nutren microorganismos marinos como Diatomeas y Radiolarios que lo fijan en la estructura corpórea.

¿Seres con la piel azul-verdosa?. Algún científico lo ha intuido.

De “Il Giornale” del lunes 23 de noviembre de 1998:

«Según un astrónomo inglés, el prof. Tom Gold, en la profundidad del Planeta existiría un sistema bioquímico a base de silicio, que nuestra inteligencia, todavía, no consigue advertir. El artículo también retoma la frase del prof. Steve Jones, docente de genética enla University College de Londres, según el cual en los últimos años ha sido descubierto un universo desconocido de “microorganismos extraños” en la corteza terrestre, y se puede, sin duda, hipotetizar vidas al silicio».

¿Es necesario mantenerse firmes en el concepto de las altas temperaturas, o bien se comprenderá que la bioquímica del silicio no está ligada a nuestras lógicas bioquímicas?. Estas poblaciones internas hacen parte de una Confederación Interplanetaria típica, en una coexistencia independientemente de la evolución individual, con los cometidos principales de:

1) Coordinar las funciones orgánicas planetarias, comprendido el hombre de la superficie, junto a los Elementos Primarios del sustrato planetario, en el que entran fácilmente.

2) Estimular al hombre de la superficie hacia la concepción evolutiva del programa divino.

3) Tienen el poder de conferir la genética X o Y.

Actualmente, aquellos que pasarán de X a Y, formarán nuevo Cielo y nueva Tierra.

4) Mando de las bases espaciales que controlan el Planeta.

Su Laboriosidad está en estrecha relación con el Sol central frío, que emana energía astral. El Regente es el Ántico de los Días y es Aquel que gobernará la próxima generación terrestre.

Ejecutores de la Justicia Divina, Científicos constructores, tienen todo el poder para ejecutar las directivas de mutación cósmica orgánica e inorgánica terrestre. Como ejemplo, han colaborado en la transformación de la deriva de los continentes, cuando la Atlántida se ha hundido a causa de “ajustes intraestructurales” que han comprimido para la separación de los continentes americano y europeo (véase la gran fractura Atlántica en expansión), y así para todo movimiento teutónico, en sintonía con las mutaciones coligadas a acontecimientos cósmicos para nosotros inescrutables.

Su sociedad no está fundada sobre el dinero y sobre la propiedad privada, sino sobre el amor altruístico, privada de cualquier política o filosofía, que no sea el respeto a las Leyes Universales. Han buscado traernos el ejemplo de esta sociedad, para que el hombre no haga el fin de Mallona, a través del sacrificio de sus enviados, vivientes entre nosotros en las diferentes épocas, o con infinitas manifestaciones astronáuticas, pero la respuesta por parte del hombre terrestre ha sido de rechazo. Por ejemplo, se ha hecho de todo para abatir sus medios de vuelo y alguna vez hasta matando a los pilotos. Si ellos hubiesen sido agresivos, como muchos terrestres quieren pensar, se habrían comportado, ciertamente, diferentemente.

La genética de los habitantes internos es la misma enzimática típica de nuestro Ser Cósmico, es la misma de sus 144.000 hermanos provenientes del interior de los Planetas de Sirio, con los que colaboran. Juntos han conducido la obra de reestructuración Genética Terrestre.

Son los mismos pueblos Universales que han construido la Esfinge y las Pirámides, no solo sobre el Planeta Tierra.

En un ambiente extraordinario y fantásticamente diverso se suceden paisajes que van desde altas cadenas montañosas nevadas, a las míticas montañas azules, a amplios valles con vegetación lujuriante entre riachuelos limpidísimos, anchos ríos que desembocan en mares interiores, también útiles en la separación de los diferentes continentes. Los lugares habitados tienen casas, a menudo con forma de templos griegos, en diamantita y oro resplandecientes.

“Se llama ‘Diamantita’ la más difusa materia prima que los Extraterrestres usan para la construcción de edificios y de medios de locomoción. El uso de esta materia, además de ser beneficioso, posee características de excepcional seguridad y de prodigiosas capacidades cosmodinámicas. Las islas espaciales son, en gran parte, construidas con este cristal, de ciencia-ficción, portador de capacidades coexiles modificables y dinamismos de excepcional potencia. El proceso para producir este prestigioso material no es muy diferente de aquello que produce, naturalmente, el diamante. La diferencia sustancial está en el hecho de que la Diamantita posee dinamismos particulares y aptos para asegurar específicas exigencias espaciales y dimensionales”.

La definición: “dorado”, no viene tanto por el uso del oro, como metal constructivo, sino de la atmósfera dorada causada por el Sol central con características particulares.

“La entrada principal del continente “Agartha” se encuentra en el Polo Norte, mientras que la del continente “El Dorado” se encuentra en el Polo Sur. Los dos continentes están comunicados por medio de túneles subterráneos, recorridos con medios científica y tecnológicamente perfectos. No es exacto cuando se afirma que estos habitantes subterráneos son sólo terrestres sobrevivientes del continente MU y del continente Atlantideo.

Es cierto, sin embargo, que existe una numerosísima colonia sostenida e instruida por seres provenientes de otras constelaciones y portadores de características dimensionales diferentes de las hasta hoy conocidas.

Los prodigiosos medios que esta colonia posee, tanto en el campo aerospacial como en el técnico-científico, lo que se refiere a la energía magnética y todo cuanto la colonia disfruta para una existencia sana, prospera y feliz, han sido concedidos por los “Ingenieros de la Genética Astral”, por los hijos del Imponderable, creadores de la forma y de la sustancia, por aquellos que han hecho al hombre a su imagen y semejanza.

Los discos volantes (trazadores magnéticos) no son fruto de la ingeniería de los Atlantas o de otras comunidades terrestres.

Las superiores capacidades psicofísicas que estos colonos subterráneos poseen, son el fruto de las enseñanzas recibidas de los astrales.

También es verdad que para estos personajes con capacidades multidimensionales y mutantes, no existe tiempo-espacio y no existe ningún tipo de dificultades para desplazarse, instantáneamente, de un punto a otro del Universo.

Son estos Señores quienes tutelan aquel Paraíso escondido, jamás perdido. Son estos Señores quienes podrían, de un momento a otro, decidir la “Renovación” y traer a la superficie al Paraíso escondido, con todo lo que este contiene.

Se ha hablado, más de una vez, de Hombres-Dioses, de descendientes de razas pasadas, de Instructores de la humanidad presentes, de incógnito, sobre la Tierra. Gracias a las revelaciones de estos Enviados especiales, instructores del mundo, sabemos que el pueblo de El Dorado está compuesto, en su mayoría, por terrestres cuidadosamente elegidos, que viven en fraterna comunión con habitantes de otros planetas, haciendo parte de la Confederación.

Las coordinaciones de todas las estructuras sociales son confiadas a científicos, entre los cuales figura el eminente físico Ettore Majorana y otros colegas suyos, desaparecidos misteriosamente de la superficie de la Tierra. Con ellos operan otros científicos de la confederación a los que les será confiado el cometido, un mañana, de dirigir y regir la evolución científica del Planeta.

“Forjada en oro purísimo, construida mucho tiempo antes de la desaparición de la Atlántida, aún antes de que los habitantes de aquel continente degenerasen usando ciencia y medios recibidos de los Confederados Intergalácticos, Señores de la Luz, de características multidimensionales. Su base operativa se encontraba en la isla Poseidón, con el fin de instruir a los Atlantídeos sobre la Ley Cósmica y de realizar los presupuestos ideales para integrar al planeta Tierra en la Confederación.

Su progresiva degeneración impidió tal proyecto.

Algunos Atlantídeos realizados, no contaminados por la degeneración, fueron, por su elección, destinados a poblar El Dorado. A otros, no suficientemente idóneos, les fue concedido emigrar, antes de que aconteciese el cataclismo, a América Central, África Oriental, Egipto, Mesopotamia.

Actualmente, en El Dorado existen una fecunda colaboración y una imponente actividad, con el fin de salvar el planeta de una catástrofe nuclear.

La “Ciudad de Oro” es una parte de aquel Paraiso Terrestre, otro mítico lugar de bíblica memoria, perdido por la humanidad, y tiene vida propia independiente de la vida de superficie, alimentada por la energía de un Sol central artificial que emana luz dorada; esta se encuentra en el corazón del planeta, con una rica y lujuriante vegetación, con lagos y ríos de agua cristalina purísima, con animales mansos y serviciales, con edificios confortables tutelados por estructuras de seguridad, de ciencia-ficción, contra eventuales actos vandálicos de los terrestres, e instruidos por dinamismos particulares.

Sin embargo, El Dorado no está totalmente aislado del resto del planeta; este tiene numerosas vías de comunicación, anchos y comodísimos túneles que permiten a los sofisticados medios, de que dispone la Ciudad de Oro, alcanzar la superficie.

Las principales salidas, las más utilizadas, corrientemente por sus habitantes para sus misiones, son los dos Polos. Existen otras salidas secundarias en diferentes puntos de la Tierra, entre las cuales las más activas se encuentran en el Triángulo de las Bermudas y en el Lago Titicaca, en Perú.

En el Dorado también existe un cosmopuerto capaz de acoger numerosas naves espaciales provenientes de los espacios externos.

El pueblo de la Ciudad de Oro, además de gozar de la incondicional libertad de traspasar Tiempo y Espacio, también goza del privilegio de transmitir un particular código genético (GNA) a los que están para nacer, los cuales conservan la incorruptibilidad. En casos excepcionales o cuando los programas lo exigen, algunos de ellos pueden venir a la superficie, confundirse con los hombre de la Tierra, volviendose irreconocibles, vivir sus costumbres, escoger una mujer seleccionada a priori y particularmente predispuesta y fecundarla con el fin de introducir en el ambiente seres portadores de su genética evolutiva. Tal proceso acontece en ciclos particularmente importantes que se refieren a la evolución de la humanidad. Esta fecundación ya está en curso desde hace años. Hay intervenciones directas e intervenciones indirectas: las primeras son efectuadas directamente por el pueblo de El Dorado.

Las otras son efectuadas a través de sujetos masculinos terrestres idóneos a transmitir el semen de la genética superior. Pero las intervenciones directas pueden fallar.

Los Rectores de esta obra cósmica son los Elohim, Potencias Creantes de forma y sustancia, Patrones de la Luz y portadores de la Inteligencia Omnicreante. Son Arquetipos y Guías de la Confederación Intergaláctica.Su naturaleza es astral y poseen capacidades multidimensionales. Viven en los astros y, si quieren, pueden crearse un cuerpo físico. Son Ellos quienes han hecho al hombre a su propia imagen y semejanza.

En la Ciudad de Oro no existen ni templos ni iglesias, no se ofician ritos ni se siguen cultos, puesto que la ley, la religión del pueblo de El Dorado es: “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, la Justicia, la Paz, el Amor, la Fraternidad están en el corazón de cada habitante. El Dorado, en un futuro ya próximo, volverá a emerger del corazón del Planeta para acoger al nuevo pueblo y a la nueva civilización, mientras las tierras de la actual ‘civilización’ terrestre conocerán las profundidades de los abismos en el cíclico alternarse de la Ley de Flujo y Reflujo, como Purificación y Renovación de cada cosa”.


Documentos extraídos del LIBRO

"EL DORADO RESURGIRÁ"

Editado por Orazio Valenti:

Libro completo en:
http://www.edicolaweb.net/nonsoloufo/aquila_s.htm



No hay comentarios:

Publicar un comentario