domingo, 25 de septiembre de 2011

Cómo un Portal Orgánico ve el Mundo Orgánico

Afortunadamente, debido a que los PO pueden ser inteligentes, observadores y analíticos, y porque parecen incluir a algunos de nuestros más famosos científicos, éstos son capaces de describir para nosotros cómo ellos ven el mundo y su “vida” interior muy exactamente y en gran detalle.

En el fondo de esto, quizás la respuesta en cuanto a la fuente de uno de los más perdurables debates de la historia humana, es decir el bien contra el mal.
¿Porqué es que hay tanto conflicto en el mundo?, ¿porqué hay tantos divididos sobre la promoción de guerra o paz, respeto o irrespeto, protección ambiental o destrucción, en resumen, una visión material muy de auto-servicio o una visión de servicio espiritual de otros?

Quizás estamos acercándonos mucho a la respuesta, porque la verdad parecería ser que no hay y nunca ha habido un “nosotros” homogéneo (la raza humana) en el planeta, “nosotros” no somos todos parecidos, “nosotros” no vemos el mundo de la misma manera, “nosotros” no somos solamente una raza dividida, somos dos razas diferentes.

Se vuelve más claro, entonces, porqué la mayoría de “científicos superiores”, en sus teorías, no consideran la dimensión espiritual, o rápidamente escriben cualquier teoría “inconvencional”. El científico PO (y solo cuántos científicos hay, que son PO, lo discutimos más adelante) no tienen noción alguna de “espíritu” o de la existencia de centros superiores. Ellos son incapaces de experimentar estos centros superiores, y por ello, sus descripciones del mundo carecen de ello.

Y porque ellos no pueden experimentarlos, ellos niegan su existencia para todo el mundo, incluyendo para aquellos que son capaces de “ver” lo que el PO es incapaz de ver. En un mundo materialista, en donde los Portales Orgánicos están en su Elemento Natural, y los Seres con Alma NO LO ESTÁN, con la ciencia de Portales Orgánicos halando los límites entre lo que es verdad y lo que es falso, no hay lugar para los reinos Superiores. Es “falso” comparado con la “verdad” auto-evidente del materialismo, como se experimenta en todos los niveles por los PO.

El Portal Orgánico en su papel de científicos está atado a llegar a una explicación materialista para el funcionamiento del universo, porque es todo lo que ellos saben y conocen, y son capaces de ver.

Esto es muy claro cuando vemos la pregunta de la conciencia misma. Las respuestas son muy reveladoras.

La aparente habilidad de humanos de ser “auto-conscientes”, y la pregunta de la conciencia es una que ha preocupado las mentes de filósofos, psicólogos, científicos y unos cuantos laicos, también, desde tiempos inmemoriales. Ahora más que nunca, la conciencia es uno de los problemas más desconcertantes, pendientes en materia de ciencia, y uno que refleja en nuestra propia naturaleza y relación con la realidad.

La cultura occidental ha sido testigo de diversas teorías avanzadas en cuanto a la naturaleza de la conciencia humana. La mayoría de esto puede ser incluida en uno o dos principales escuelas de pensamiento es decir el abordamiento materialista, darwinista, evolutiva / “superviviencia del más apto”, lo cual propone que la mente/conciencia es un epifenómeno que surge encima de la existencia material. Desde este punto de vista científico, el cerebro es un ordenador, con las neuronas y las sinapsis actuando como interruptores básicos y “bits”, y la conciencia se piensa que “emerge” como propiedad original de un cálculo complejo.

Por otra parte, tenemos la mayor escuela de pensamiento inclinada a la “espiritualidad”, la cual sostiene que lo anterior es totalmente inadecuado para explicar el fenómeno (sin duda alguna llenado por varias enseñanzas religiosas y credos), y que sostiene el concepto de un espíritu etéreo habitando el cuerpo/mente, y expresándose a sí misma en la forma de conciencia, y que este es el aspecto fundamental de la vida. Existen también otras escuelas mezclando y coincidiendo con estos factores.

A este punto, es interesante ver quienes son los varios exponentes en lados opuestos del argumento.

En un campo, tenemos los muchos científicos y los Doctores de varias disciplinas, tales como el “Darwinismo neuronal de Edelman, y las ”memes” de Dennet y Dawkins. En el otro campo encontramos gurús “Nueva Era” y autores, y el 'especial' y respetable científico, David Chalmers también, por supuesto, como la Iglesia y las muchas deformaciones de la Cristiandad.

Encontramos que hay muchos conceptos de PO que han sido utilizados para cooptar la verdad espiritual. Encontramos a muchos PO imitando a seres con alma en su “búsqueda espiritual”, promoviendo ideas y teorías que son fundamentalmente viciadas por ser “imitaciones” de la cosa real, la cual los PO nunca, por su misma naturaleza, perciben exactamente.

Alarmantes cifras, recientemente publicadas, indican que el 50% de todos los artículos médicos y científicos son publicados por el mismo pequeño grupo de académicos, que representan tan solo el 6% del total. Si tomamos como un hecho real, el que nuestra realidad es manipulada en gran parte, entonces el paso lógico para mantener al mundo científico bajo control sería asegurarnos que está poblado con gente que reflejará los puntos de vista y opiniones que encajen con una agenda específica.

Lo mismo podría decirse para el mundo espiritual y esotérico. Los de la 4ª Densidad SAS se aseguran que las religiones, conceptos espirituales, y casi todo el “mundo” metafísico es dominado por POs para mantener el “ganado dentro de la valla”.

De hecho, una estrategia perfecta podría ser asegurarse que los puestos claves estén ocupados por portales orgánicos, permitiendo a los controladores descansar en seguridad, sabiendo que todas las teorías de la corriente principal e investigación tendrán una inclinación materialista y no-espiritual, perpetuando así
el pensamiento Darwinista del “mono aferrándose a una roca sin Dios, girando en el espacio", y manteniendo a esos molestos seres con almas bajo su hechizo.


Un “top man”, con una relativamente nueva hacha para afilar es
Richard Dawkins.


Richard Dawkins, mientras desarrollaba la singular teoría de que los humanos eran el método desarrollado por genes para perpetuarse a sí mismos, acuñó el término “meme” en 1976, como una manera de describir y validar la idea delineada arriba, es decir, que la conciencia es meramente una función de grupos de ideas o conceptos en nuestras mentes.

Sin embargo, lo que difiere en su interpretación es que no es la “máquina” que colecciona y organiza información y luego toma alguna acción predeterminada, basada en ello, en vez de ello, estos “memes” toman una actitud más hostil y en una forma de “virus” – invaden la mente humana (individuos y masa) y se completan uno con el otro por dominancia y, por ello, la supervivencia en el suelo fértil que es la red neurológica humana.

En las palabras de la Dra. Susan Blakmora (otra principal “meme head”),

Memes son ideas habilidades, hábitos, historias o intentos que son pasados de persona a persona por imitación. Como los genes, compiten para ser copiados, pero a diferencia de los genes, su competencia es por espacio en nuestras memorias, y para la oportunidad de conseguir un lugar en libros, revistas y programas de televisión. Los sobrevivientes en este juego son lo que vemos alrededor de nosotros. Así como los genes han creado nuestros cuerpos, así los memes han creado nuestras mentes y nuestras culturas.

Esto explica, así va la teoría, nuestra incurable naturaleza religiosa, o inusuales formas de cooperación y altruismo, el uso del idioma y nuestra habilidad de desafiar nuestros genes con control de la natalidad e ingeniería genética. Nosotros los humanos, solos en este planeta, somos máquinas meme. El término ‘meme’ fue acuñado en 1976 por Richard Dawkins, en El Gen Egoísta. El propósito de este libro era explicar el poder y generalidad de la gran introspección de Darwin.

Lo que Darwin había notado era que un simple proceso sin mente puede contra por evolución – sin diseñador. Si usted tiene criaturas que varían, y si solo algunas de ellas pueden sobrevivir, y si los sobrevivientes le pasan a sus retoños lo que fuese que les ha ayudado a sobrevivir, entonces la siguiente generación deberá ser mejor adaptada que la primera – y así el proceso continúa.

En términos más modernos, si usted tiene variación, herencia y selección, entonces deberá conseguir, como lo pone al filósofo, Dan Dennet “Diseño del caos sin la ayuda de la Mente”. Y este inevitable proceso funciona a todo lo que es copiado – no solo en los genes.

Dan Dennet tenía esto que decir acerca de memes y virus:

Dawkins señala que podemos pensar en temas culturales, memes, así como parásitos. Realmente son más como un simple virus que como un gusano. Memes están supuestos a ser análogos a los genes, las entidades replicantes del medio cultural, pero también tienen vehículos, o fenotipos; No son genes tan desnudos. Son como virus (Dawkins, 1993).

Así como con los virus, han una distinción fenotipo/genotipo, pero solo apenas. Básicamente, un virus es solamente un filamento de ADN (o ARN) con actitud. Y similarmente, un meme es un paquete de información (la información, no el vehículo) con actitud – son alguna vestimenta fenotípica que tiene efectos diferenciales en el mundo que influencian, por ello, sus oportunidades de conseguir reproducirse.

Dan Dennet es uno de los más ardientes defensores de la teoría “mente como programa”, aunque en la teoría de Dennett, la mente no es un programa, es una colección de programas muy simples, que cada uno hace una sola cosa muy bien. Esto es detallado en su libro Conciencia Explicada.

Dennet propone que esta colección de programas de la impresión de una unidad que es el “yo”, pero que este yo como unidad no existe. Dennet está dando una descripción muy exacta de la manera en que funciona la mente en un Portal Orgánico.

También es el modo de la mente para un Hombre Externo, es decir, el hombre “con alma” que todavía no ha comenzado el trabajo de construir su centro magnético, el cual permitirá el equilibrio y fusión de estos tres centros inferiores y el establecimiento de un vínculo permanente con los centros superiores.

Mouravieff escribe:

Cuando le pedimos a alguien quien vive bajo constante presión de la vida contemporánea, que vuelva su misión mental hacia sí mismo, el generalmente contesta que el no tiene suficiente tiempo de sobra para llevar a cabo esas prácticas. … Si acuerda, en la mayoría de los casos dirá que no ve nada: Niebla, Oscuridad. En casos menos comunes, el observador reporta que percibe algo que no puede definir porque cambia todo el tiempo.

Esta última es correcta. Todo es, de hecho, continuamente cambiando dentro de nosotros. Un shock externo menor, agradable o desagradable, feliz o infeliz, es suficiente para dar a nuestro interior un contenido muy diferente en apariencia.


Si seguimos esta observación interior, esta introspección, sin prejuicios, pronto notaremos que nuestro “yo” del cual estamos tan consistentemente orgullosos, no es siempre el mismo yo: el “YO” cambia.

Al volverse esta impresión más definida, comenzamos a volvernos más conscientes de que no es un solo ser que vive dentro de nosotros, sino varios, teniendo cada uno sus propios gustos, sus propias aspiraciones y cada uno tratando de alcanzar sus propios fines.

Si procedemos con esta experiencia, pronto seremos capaces de distinguir tres corrientes con esa vida en perpetuo movimiento.

· aquella de la vida vegetativa de los instintos, por así decirlo

· aquella de la vida animal de los sentimientos

· aquella de la vida humana en el sentido apropiado del término, caracterizado por el pensamiento y el habla.

Es como si hubieran tres seres dentro de nosotros, todos juntos enredados de manera extraordinaria.

Así llegamos a apreciar el valor de la introspección como método de trabajo práctico, el cual nos permite conocernos a nosotros mismos y entrar en nosotros mismos.

El contenido interno del hombre es análoga un florero lleno de limaduras de hierro en un estado de mezcla, como resultado de acción de contenido mecánico. Cada shock recibido por el florero causa un desplazamiento de las partículas de limaduras de hierro. De este modo, la vida real permanece escondida del ser humano, debido a los cambios constantes que ocurren en su vida interior.

Sin embargo, como lo veremos más adelante, esta situación peligrosa y sin sentido puede ser modificada de un modo beneficioso. Pero este requiere trabajo; esfuerzo conciente y sostenido. Introspección llevada a cabo sin descanso da como resultado un aumento en la sensibilidad interna. Esta sensibilidad mejorada, a su vez, intensifica la amplitud y frecuencia de movimiento donde sea que las limaduras de hierro sean perturbadas.

Como resultado, choques que previamente no fueron notados, ahora provocarán reacciones vívidas. Estos movimientos, por su continua amplificación, pueden crear fricción entre partículas de hierra, tan intensas que algún día pudiéramos sentir el fuego interior quemándose dentro de nosotros.

El fuego no debe permanecer como una llamarada inofensiva. Ni es suficiente que el fuego se quede ardiendo latente bajo las cenizas. Un fuego vivo y ardiente, una vez encendido, deberá ser cuidadosamente mantenido vivo por la voluntad, para refinar y cultivar la sensibilidad. Si continúa de esta manera, nuestro estado pudiera cambiar: el calor de la llama comenzará un proceso de fusión dentro de nosotros.

Desde aquí en adelante, el contenido interno ya no se comportará como un montón de limaduras de hierro: formará un bloque. Luego, más choques ya no provocarán cambios internos en el hombre, como lo hacía anteriormente. Habiendo alcanzado este punto, el habrá adquirido una firmeza; permanecerá él mismo en medio de la tempestad en la cual la vida pudiera exponerlo.

Así vemos que la idea de que no hay un yo unitario es correcta desde el punto de vista esotérico.

Solo, vamos más allá que Dennett.

Sostenemos que la posibilidad de crear este “yo” existe, y que aproximadamente el 50% de la población de la tierra en este tiempo realmente posee los recursos latentes con los cuales hacer esto. Este trabajo implica estar consciente de nuestras acciones y respuestas, y traer nuestros “programas” a la luz, para poder alcanzar lo que yace detrás, que ha sido oscurecido por muchos pequeños “Yo’s”: el real y unificado “YO”.

Para demostrar más allá el funcionamiento de la mente científica del portal orgánico, tenemos lo siguiente, de
Francis Heylighen, un profesor investigador en la Libre Universidad de Bruselas, y editor del Proyecto Principios Cibernéticos,

“una organización internacional para el desarrollo colaborativo de una filosofía evolutiva-sistemática”.

Al tratar de ver la mente como una máquina teórica, el define esta misma situación y nos da un introspección y descripción de la mente y la naturaleza de un portal orgánico.

En “¿Existe algún Problema Difícil de Conciencia?

Experiencias en primera persona o qualia son los sentimientos esencialmente subjetivos o experiencias que cada uno de nosotros tiene (Ej. La sensación de “enrojecimiento” o “frío”), y que no pueden ser descritas con palabras, formular, programas o ningún otra representación objetiva.

Según algunos teóricos de conciencia, tales como David Chalmers, un agente sin tal qualia, meramente sería un “zombie”, una criatura que pudiera comportarse, sentir su comunicar así como un ser humano, pero que carecería del aspecto más crucial de la conciencia. El “problema duro” de la investigación de la conciencia, entonces, consiste en elucidar la naturaleza de las experiencias de primera-persona.

Nosotros creemos que este abordamiento está esencialmente mal guiado. Si el hipotético zombie se comporta en todo respecto indistinguiblemente de una persona con conciencia, entonces el principio de la identidad de lo indistinguible nos forzaría a concluir que el “zombie” tiene conciencia.

¿De que otra manera sabríamos que la gente alrededor nuestro no son zombies?

Nosotros asumimos que ellos tienen experiencia conciente, similar a la nuestra, porque ellos se comportan en todos los otros respectos, similar a nosotros. Pero, si usted toma este razonamiento seriamente, entonces usted pudiera comenzar a tener fantasías de pesadilla en las cuales usted es la única persona real, consciente en el mundo y todos los demás son meramente autómatas sofisticados que pretenden ser como usted.

¿Ha tenido usted esta “fantasía de pesadilla” que el mundo está poblado por zombies? Bien, adivine que, esto no es una fantasía.

La mitad de las personas allá afuera son exactamente eso:

"autómatas sofisticados que pretenden ser como usted".

Es enteramente correcto que el usa el término “agente” (la Película La Matriz, ¿recuerda alguien?) para el tipo de ser programado, “ya sean hechos de carne y hueso o de chips de silicón”…

Y continúa diciendo:

Los Agentes no sienten el mundo como si fuesen observadores objetivos impersonales, ellos tratan de representar internamente el mundo tal como es, independientemente de ellos mismos. Para un agente, la sensación es significativa solo al grado en el que se relaciona a las metas del agente, lo cual, en la práctica, significa que es relevante a la supervivencia individual del agente.

Heylighen está describiendo la mente del depredador. Esto es asombrosamente cercano a los escenarios actuales de la vida real, la comportamiento y pensamiento del psicópata, que son presentadas en el libro de Cleckley, “La Máscara de la Cordura - The Mask of Sanity”.

El autor concluye:

La Conciencia no es una sustancia misteriosa, fluida o propiedad de la materia, sino un nivel de organización emergiendo de procesos y relaciones abstractas. La gente que busca la conciencia en partículas elementales (una forma de panpsiquismo que ha sido sugerida como una manera de abordar el “problema duro”), porque no pueden de otro modo explicar de dónde viene la conciencia en nuestro cerebro, están mal guiados.

Su intuición pudiera ser correcta en cuanto a que las partículas, así como cualquier otro sistema, debería ser visto como relaciones en vez de solo como grumos de materia. Sin embargo, el atribuir conciencia a estos extremadamente simples tipo de relaciones es meramente una manera de evadir el problema realmente severo, pero solucionable de reconstruir la compleja organización cibernética de la mente humana en todos sus detalles y sutilezas.

Aquí hemos visto los Portales Orgánicos por sí mismos.

Si o no los individuos nombrados son Portales Orgánicos no es la cuestión. Pudieran ser individuos con alma que aún no han sido capaces de ver detrás de la mentira de la Personalidad. Mientras eso no haya sucedido, los individuos con alma funcionarán y verán el mundo y a ellos mismos como si fuesen Portales Orgánicos.

Pero es claro que esta manera de “explicar” la conciencia sea limitada, explicando solo esa forma en particular de conciencia, manifestada por la Personalidad – el hombre exterior.

Puede describir el funcionamiento del Portal Orgánico o el hombre exterior; no puede hacer justicia a la conciencia del Buscador, dedicado al trabajo de fusión de sentar el alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario