viernes, 5 de noviembre de 2010

EL AMOR COMO DESTINO

EL AMOR COMO DESTINO
Psict. Dyanna Meyer
Psicoterapeuta Gestalt


El amor como principio de vida. Como decreto en la psique, realmente en una costumbre de vida, en el hábito... una forma de cambiar de forma positiva a la mente humana.
Hoy, vive gran parte de la humanidad con gran desesperanza, la violencia parece enseñorearse por el mundo, cualquier calle, a la vuelta de cualquier esquina...y esto lo observamos con indiferencia... así es y así lo aceptamos, impotentes pero participantes de una u otra forma.

Con una paciente a la que le asesinaron a su padre, en un asalto en su negocio de café, reflexionaba al respecto de como le había cambiado su vida este violento y penoso accidente... desde el punto que ella solo se había llenado de odio-impotente, de desesperanza y nostalgia.
Quería estar armada y matar a la menor provocación, justificaba el hecho de que ella era y seguía siendo una víctima.
El cambio real se ha ido dando, al cambiar este modo de concebir la realidad y entrar al perdón primero, ubicarse en la realidad , su aquí y ahora y el que a ella no le agrada -es su verdad- vivir asi, llena de odio y deseo de venganza.
La confrontación con su propia voz, la ha ido sanando.
Decretar amor, para cada día. El pensar en amor para ella y lo que le rodea, ha sido algo gratificante una verdadera TERAPIA DEL ALMA.

AMAR CON EL PENSAMIENTO no es solo derramar miel... sin usar la razón y estar fuera de una realidad.
No es para nada eso. Es una forma de vida, de forma de pensar, desde la abundancia, el deseo sincero y la petición clara a la vida.
La fortaleza del decreto, es una verdadero GENIECILLO, de los deseos, que se pone a nuestra orden ante un decreto claro y como regla: Que no dañe a un tercero.
Un decreto amoroso.
Creamos en que la fuerza del amor, puede cambiar y lo hace ya día a día nuestro entorno, hacemos falta TODOS, para contrarrestar toda la violencia y las ideas de desamor que abundan.

CUIDEMOS LO QUE PENSAMOS .
Sé parte de esta sanación global, que es para todos, para tí,para mí para nuestros seres amados, para los que aún no nacen...
CAMBIEMOS EL DESTINO. SINCRONICEMOS UN DESTINO DE LUZ, AMOR Y FELICIDAD.
ES POSIBLE.

No hay comentarios:

Publicar un comentario